Bienvenido - Welcome
Viernes 10, 22:00 h.
Bienvenido - Welcome

Sinopsis

José y María son una pareja que se encuentran en el mejor momento de sus vidas, hasta que él decide serle infiel con una mujer que al irse le deja una nota: Bienvenido al mudo del SIDA. Sin embargo, pronto se descubrirá que esta historia forma parte de la grabación de una película, en la que, tanto el elenco como la producción, deberán de enfrentarse a una serie de problemas y peripecias para lograr concretar la filmación.

Cabe destacar que esta cinta es una crítica que hace el director Gabriel Retes a la creación del llamado cine de arte y el bajo presupuesto al que suelen estar sujetas.

 

Sobre el director

Gabriel Retes

Nació en el Distrito Federal. Desde los inicios de su carrera como director se caracterizó por reflejar en celuloide su ideología política y su visión estética. Pocos cineastas mexicanos contemporáneos pueden ufanarse como él de haberse mantenido fiel a sus convicciones, a pesar de las crisis por las que ha atravesado el cine de nuestro país.

Inició su carrera fílmica como actor en 1968. Dos años después dirigió Sur, cortometraje en súper 8mm. En este formato realizó otros cinco cortos. Su primer largometraje, Chin Chin el teporocho, adaptación de la novela homónima de Armando Ramírez, significó su debut en el cine industrial, en 1975 y lo convirtió en uno de los más importantes cineastas experimentales de principios de los setenta. Del resto de su filmografía destacan: Nuevo Mundo (1976), Flores de papel (1977), Los náufragos del Liguria (1985), La ciudad al desnudo (1989), Bienvenido-Welcome (1994), Un dulce olor a muerte (1998), La Mudanza (2003), Bienvenido-Welcome 2 (2004), Mujeres en el Acto (2007) y Arresto Domiciliario (2008).

 

Ficha técnica

Título: Bienvenido-Welcome

México, 1995

Dirección: Gabriel Retes

Guion: Gabriel Retes y María del Pozo

Música: Ángel Romero

Fotografía: Chuy Elizondo

Con: Gabriel Retes, Lourdes Elizarrarás, Luis Felipe Tovar, Jesse Borrego, Fernando Arau, María Fernanda García, Francisco de la O y Kenia Gazcón